Recientemente hemos restaurado uno de los bastidores que han sido donados para el futuro museo etnológico de Buñol.

Pertenece a una de las papeleras de mayor solera de la población, Juan Ferrer e hijos, como aparece en la filigrana del bastidor. Hemos hecho una prueba de fabricación artesanal de un pliego de papel con este bastidor, donde queda grabado la marca de agua citada anteriormente.

Es nuestro interés profundizar en el conocimiento de los antiguos procedimientos de la fabricación del papel, sobre todo en la localidad de Buñol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.