La presentación del libro «Tiempo de guerra, días de lucha» tendrá lugar el próximo viernes 14 de mayo de 2021 en la sala «El mercado» de Buñol a las 19 horas.
Los siguientes párrafos pertenecen a la anteportada, Presentación del presidente del Ateneo de Buñol, Prólogo, Nota lingüistica e Introducción del mismo libro:

Enrique Corachán Hernández probablemente nunca imaginó que el camino de lucha contra el franquismo que emprendió desde muy joven le llevaría a ser actor y testigo de acontecimientos históricos que marcarían su vida y el devenir de la Europa actual.
Irene Corachán Swidzinska

Con el interés puesto en la divulgación de la cultura, en esta ocasión el Ateneo de Buñol con la fundamental aportación de los familiares del autor, Enrique Corachán, en sus memorias nos cuenta la historia que le tocó vivir.
Juan José Ortíz Alis.

El testimonio de Enrique Corachán es el de uno de esos hombres -y mujeres- extraordinarios, que no abandonó nunca la lucha. Como hijo de una humilde familia obrera, hubo de comenzar a trabajar en su niñez como peón de albañil y la experiencia le llevó a adoptar tempranamente una sentida conciencia de clase, afiliándose a la rama correspondiente de la CNT. Pero poco después, en el otoño de 1929, inició su militancia en el Partido Comunista de España, que él mismo explica -de manera muy común en la memorialística comunista de la época- como la entrada en “esa gran familia, hija de la victoriosa Revolución Socialista de Octubre”.
Julián Sanz Hoya

En definitiva, restituir la palabra y el recuerdo de Enrique Corachán durante los años más convulsos de su vida, pero también de mayor heroísmo para la clase obrera, no ha sido una tarea sencilla.
Héctor Monteagudo Ballesteros

Si partimos de la base de que el pasado de la Guerra Civil y la dictadura de Franco está vivo y se resiste a convertirse en pasado histórico, este pasado presente pasa necesariamente a usarse en la esfera pública, polarizando la historia en un enfrentamiento entre los que denigran la Segunda República y exculpan al franquismo y los que defienden los valores republicanos y denuncian los crímenes cometidos por la dictadura.
Por ello, es importantísimo el uso que se hace de la memoria, por un lado, de cara a la sociedad, una sociedad que comparte un trauma colectivo, y segundo, por el necesario conocimiento que aporta a los historiadores: en palabras de Henry Rousso «la finalidad de un trabajo histórico consiste en dar a conocer e interpretar un pasado que ha permanecido ignorado y que, por tal razón, es preciso construir y reconstruir».
Y es por todo ello que decidimos transcribir, analizar e investigar las memorias de Enrique Corachán, pues conocemos las memorias desde hace muchísimos años y siempre nos sorprendió que pese a su valor histórico no hubieran sido publicadas.
Aida Galarza Gimenez y Roberto Galarza Peregil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.